Tratamiento natural para la Diabetes

La diabetes, como es una enfermedad muy generalizada y como hay tantas personas que sufren de este mal, nos vemos obligados a dar una amplia explicación y un tratamiento completo a fin de que nuestros lectores encuentren el remedio eficaz para combatir este mal que acosa a la humanidad.

Tratamiento: Comer muchas ensaladas crudas, también de yerbas silvestres, especialmente de ortigas, pero no de la ortiga tropical, amargón, etc. Además tomates, rábano silvestre, zanahorias, remolachas, pepinos, jugo de rábanos y harina integral de lino. Tómese té de boldo, salvia, amargón, vainas de porotos (habichuelas), y hojas de arándano.

Uno puede lograr una cura constante pero siempre bajo la condición primordial, que se eviten todos los alimentos refinados y desvalorizados, como el pan blanco y cualquier producto de harina blanca.

La conocida prescripción dietética para los diabéticos que se basa en el abundante uso de grasas animales y alimentos de carne con abundancia de albúmina, es muy equivocada.

inyeccion-insulina-diabetesEs conocido por la ciencia que la diabetes no se cura nunca radicalmente con las inyecciones de insulina artificial, aunque se apliquen continuamente. Lo que hacen éstas es disminuir la cantidad de azúcar en la sangre, pero no pueden alejar definitivamente la causa de esta enfermedad. Esto es posible solamente con la insulina natural si se sigue un método de vida completamente de acuerdo con la naturaleza. Estas inyecciones artificiales que pueden conducir fácilmente a una catástrofe, provocan la pérdida de las fuerzas vitales de los órganos internos. Con el tiempo, el cuerpo y el espíritu quedan embotados y como paralizados.

El páncreas, situado bajo el estómago, segrega una hormona, la insulina natural, pero a medida que se inyecta la insulina artificial pierde su capacidad de elaborar insulina natural tan necesaria para regularizar la existencia de azúcar en la sangre. Pasa con el tiempo lo mismo que con un brazo o con una pierna que no se mueve nunca. ¿No quedaría con el tiempo sin fuerza o paralizado? Se inyecta entonces cada vez más insulina artificial. La enfermedad se agrava de esta manera y ataca también otros órganos. Todo esto es bien comprensible porque con las inyecciones de insulina artificial no se quitó las causas que motivaron la enfermedad, por eso el paciente debería tratar de prescindir otra vez, poco a poco, de esas inyecciones de insulina artificial a las cuales se acostumbró, para que de este modo el cuerpo pueda producir nuevamente insulina natural. Esto se consigue con un método de vida natural, especialmente mediante la alimentación cruda.

Solamente la alimentación cruda es el verdadero medio de ayuda.

Ella puede dar al organismo lo que necesita para combatir la enfermedad. El cuerpo mismo produce, a base de una alimentación adecuada, las sustancias necesarias y elimina las perjudiciales, pues éstas, residiendo en el cuerpo, lo ensucian y envenenan, produciendo de este modo toda clase de enfermedades.Esto se observa diariamente muy a menudo en la práctica.

Las causas de este mal repercuten en las glándulas digestivas, la hiel, el hígado y en especial manera en las cápsulas suprarrenales y el páncreas. El páncreas ejecuta una gran tarea, pues forma la pancreatina que tiene en la digestión una importante función y además la formación de la insulina que regulariza el consumo del azúcar, lo que es un trabajo no menos importante que el primero; sin embargo, esto no puede suceder mediante un falso modo de vivir, a base de carne, alimentos refinados y desvalorizados, pan blanco y cualquier clase de productos de harina blanca. Es bien compresible este hecho para toda persona que conoce las causas de la diabetes. El que combate la causa de la enfermedad obtendrá éxito definitivo en su curación.

Si se quiere combatir la causa de la enfermedad de la diabetes y conseguir una cura rápida, debe comerse muchas hierbas silvestres amargas, en forma de ensaladas y jugos, inclusive alimentos crudos. Cuanto mas amarga, mucho mejor. El diabético no necesita una alimentación cruza azucarada, sino más bien una amarga, consistente de ciertas frutas mas acidas que dulces y hierbas y verduras amargas.

Recomendamos por esta causa al diabético comer en especial manera las siguientes hierbas medicinales curativas:

Ortigas tiernas (no la tropical), hojas de zarzamora, amargón, milenrama, centáurea, llantén, tusílago, ajenjo, salvia y otras mas que tengan un sabor amargo, aunque sean desagradables. Pareciera que el remedio es peor que la enfermedad, pero no lo es.

Las ensaladas crudas y los jugos hechos de ellas contienen todo lo que necesita un diabético para recuperar la salud. Las mismas hierbas se pueden tomar también desecadas en forma de té.

LO QUE EL DIABETICO DEBE EVITAR ABSOLUTAMENTE PARA CURARSE

Toda clase de carne, inclusive aves y pescados, las grasas animales (empléese aceite de oliva o crema agria), todo lo estimulante y mal sano, café común, tabaco, bebidas alcohólicas que contienen cocaína, coca cola, aguas y limonadas gaseosas, carbónicas, condimentos picantes, como ser; ají, pimienta, mostaza, vinagre, sal. Evítense los quesos fuertes y duros, pues únicamente la ricota que se obtiene de leche agria es saludable. El cacao, chocolate, masas pesadas, tortas, bizcochos, galletas, golosinas de cualquier clase, bombones, caramelos; helados y alimentos fritos y asados deben evitarse, Para endulzar empléese la miel. El pan blanco, las comidas hechas de harina blanca reafinada, fideos, macarrones, arroz y todo lo que sea refinado y desintegrado; también aquellos alimentos que contienen mucho almidón, la leche dulce, todas las medicinas en cualquier forma que han de ser ingeridas. No se coma las frutas muy dulces, como ser, dátiles, higos, uvas y ciruelas dulces, castañas, etc. Tampoco camotes (batatas) por ser muy dulces.

29 CONSEJOS RECOMENDADOS PARA EL DIABETICO

1. Todas las ensaladas y verduras frescas. Lo amargo y lo crudo es lo mejor y tiene un efecto más rápido y curativo. Muchas cebollas, escarola, amargón, berro, hinojo, repollo crudo (col), pepino sin sal, tomates, calabaza, alcauciles (alcachofas), berenjena, espinaca, apio, espárrago, salsifí, remolacha y zanahorias, coliflor, chukrut (sauerkraut) o repollo agrio preparado en forma natural y comiéndolo crudo, rábanos, rábano silvestre, hojas de rábano, ajo, nabo, colnabo, chauchas (judías verdes o habichuelas tiernas; estas últimas se cocinan), acelga, puerro y soya.

La soja y la harina que se obtiene del poroto (habichuela) de la soya no aumenta el azúcar en la sangre, porque es la única legumbre que no tiene abundancia de ácidos, sino de bases. El diabético tiene que tener la precaución de comer alimentos ricos en bases. Con la harina de soya se puede hacer diversas comidas y también sopas. Es un alimento que satisface el hambre.

2. Sin vitaminas y sales minerales es imposible que el diabético se cure radicalmente. Estas se encuentran en las verduras crudas y frutas frescas. Como ya fue mencionado entre las cosas prohibidas para los diabéticos, hay que tomar siempre en cuenta que deben evitarse las más dulces. Lo más apropiado para tales enfermos son: limones, naranjas, toronjas, manzanas y ciruelas ácidas, fresas, frambuesas, arándanos, cerezas ácidas, sandía, damascos (albaricoques), duraznos (melocotones).

3. Tómese cada día tres a cuatro tazas de suero de leche y hágase uso abundante de la leche agria o sea leche cuajada y también yogurt que fácilmente puede prepararse en casa.

4. altérnese las bebidas curativas, un día una y otro día otra, como ser: té de hojas de nogal; otro té se prepara de vainas de porotos (habichuelas), otro de amargón, luego de salvia, después de boldo, de arándano, etc. Por lo menos debe tomarse cada día tres tazas de: té de semilla de lino hervida. Este té fortifica, limpia el intestino, combate la acidez, produce buena evacuación, es nutritivo y curativo a la vez, Por su contenido en vitaminas “K” estimula la secreción del páncreas y de la insulina como también de la bilis.

5. Tómese en ayunas alternativamente el jugo de:

b) repollo fresco,
c) rábanos frescos,
d) una pequeña cebolla cruda,
e) frutillas y fresas frescas,
f) arándanos frescos, o sea lo que haya justamente en la época.

6. también la levadura y extracto de levadura es bueno para los diabéticos.

7. Antes de ir a dormir hágase cada dos días nuestro “baño restaurador”, alternado, caliente y frío, mientras que nuestro “baño restaurador” frío debe hacerse cada día dos a tres veces.

8, Duérmase de noche con una compresa fría en el vientre tapándose bien para no tener frío; de este modo se experimenta el buen efecto de la compresas.

9. De mayor resultado aún es dormir con una cataplasma de barro sobre el vientre en lugar de la compresa.

10. Después de quitar el barro se toma una ducha fría rápida, los que pueden tolerada, de lo contrario pásese por todo el cuerpo una toalla mojada en agua fría, pues de este modo se activa la circulación de la sangre. Los que pueden deberían tomar dos o tres duchas frías diarias de mayor duración.

11. Los ejercicios respiratorios, ejecutados al aire puro, deberían hacerse por la mañana y por la noche. Si fuera posible es recomendable donde hay árboles.

12. Hay que practicar los baños de aire y sol.

13. Evítese la sal por completo hasta que el paciente haya recuperado su salud. Después se puede usar en muy pequeña cantidad. Los alimentos crudos contienen sal natural y lo suficiente para el organismo. Pueden emplearse los condimentos siguientes: Tomillo, orégano, eneldo, apio, perejil, comino, cebolla de verdeo, berro y rábano silvestre.

14. Evítese los alimentos fritos o asados.

15. La alimentación ha de ser lo más crudívora posible.

16. No beber ni muy frío, ni muy caliente. No tomar nunca helados.

17. No beber nunca en la hora de la comida, sino siempre antes o después, por lo menos una hora.

18. No beber aguas y limonadas gaseosas, carbónicas. Beba siempre tés de yerbas curativas (véase el índice) y jugos de frutas ácidas, puro o mezclado con agua.

19. Sea moderado en ingerir albúminas, 50 a 60 gramos por día bastan. Algunos investigadores científicos afirman que 30 gramos diarios son suficientes.

20. La ración de grasas también tiene que ser reducida; se trata solamente de grasas vegetales y no animales. Ingerir albúminas y grasas en exceso daña al diabético. Por esta causa hay que ser moderados en el consumo de nueces, avellanas, maníes (cacahuetes), almendras y piñones. Se puede emplear aceite de oliva y crema agria.

21. Tres comidas por día bastan. No se cargue demasiado el estómago en ninguna comida. El que no come demasiado fomenta el poder curativo y la salud.

22. Solamente el que mastica mucho, hasta desmenuzar bien los alimentos, permanecerá sano u obtendrá la salud. Las glándulas salivales de la boca hacen un trabajo que el estómago no puede hacer. Casi todos los diabéticos tienen la costumbre de masticar mal y por eso sufre el estómago y el páncreas que tiene la tarea de segregar la insulina. El diabético debería ensalivar bien también lo que bebe antes de tragarlo.

23. La vida sedentaria no es favorable para el diabético, ni para nadie. Hay que moverse mucho al aire libre, trabajando por lo menos en el tiempo libre en el jardín o campo si fuera posible.

24. Los ejercicios corporales son de gran importancia para los diabéticos, siempre que se practiquen con moderación.

25. El diabético tiene que evitar el cansancio, pues esto perjudica su salud.

26. El cansancio característico de los diabéticos está especialmente también en los ojos, por eso tiene que evitar de trabajar demasiado con la vista.  ¡Cuidado!

27. Las excitaciones, pensamientos tristes, el cavilar, las noticias desagradables, etc., perjudican mucho al diabético, por eso hay que evitar estas cosas. El mismo tiene que imponerse y sobrellevar con ánimo cualquier contratiempo, fomentando un espíritu alegre y sereno. Si el paciente es cristiano y concentra sus pensamientos en Dios, entonces esto se torna más fácil. El enfermo debería alegrarse con las obras de la naturaleza creadas por Dios.

28. De gran importancia es acostarse temprano. Una hora de sueño antes de media noche, tiene más valor que tres o cuatro después. El diabético tiene que acostarse temprano: si fuera posible debe hacerla a las nueve o antes. Por lo menos debe dormir nueve a diez horas diarias y tratar de conseguir un sueño profundo y reparador.

29. Cuando viene la mejoría, muchas veces tiene lugar una crisis curativa en los enfermos tratados con la medicina natural. El enfermo no debe acobardarse por eso, porque es una señal de que el cuerpo ha comenzado a reaccionar y a purificarse.

El baño de vapor debe hacerse semanalmente para eliminar por los poros las sustancias extrañas y para activar la acción orgánica.

Compartelo Ahora!Share on Facebook2Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Email this to someone
/*
Comments
  1. Alejandra L.
  2. EVELYN
  3. Mynor Salazar
  4. teonila vivas

Leave a Reply