El Limon puede curar mas de 150 enfermedades

Si colocamos el limon en primer lugar, como planta medicinal, es por su gran variedad de propiedades curativas. Le hemos dado el nombre de “consumidor de ácidos”, considerando su importantísimo trabajo. El limón desempe­ña un gran papel como “destructor de los ácidos” en el estomago, contra la acidificación y otras enfermedades. Pero aun falta mucho para quedar agotado su poder curativo. El campo de acción cura­tiva del limón es ancho y largo, tanto hasta donde alcanza el cuerpo humano, pues es comprobado por la ciencia que con el limón, es decir, con su jugo, se pueden curar  mas de 150 enfermedades

limon-cura-mas-de-150-enfermedadesEl limón puede emplearse en dos formas, comiéndolo entero o exprimiendo su jugo y tomándolo mediante una cañita o paja. Más agradable es el último modo, especialmente cuando se toma en mayores cantidades.

Cuando se hace una cura de limones, o de cualquier otro medio curativo, debe vivirse según el método natural, adoptando un sis­tema alimenticio guiado por la razón y el éxito será coronado.

El limón es el enemigo más grande de todas las sustancias extra­ñas, no importa en qué lugar del cuerpo, órganos y tejidos se hallan acumuladas. El las combate eficazmente. Donde fallan todos los demás medios expulsadores a causa de la gran dureza de las sustan­cias en cuanto a su disolución o de la gran acidificación de la sangre y de los órganos, es muchas veces el limón el único remedio que puede traer un cambio favorable. Por eso no es pues solamente el gran “consumidor de ácidos”, sino también el mejor consumidor de las sustancias “nocivas, venenosas y extrañas”. Por resultar casi la mayoría de las enfermedades de la acidificación de la sangre, del cuer­po y de los órganos, es decir, por la acumulación de sustancias extra­ñas, es muy lógico que con una cura de limones pueden ser curadas muchas enfermedades. Citaremos a continuación una parte de ellas.

Si el lector llega a saber ahora que el limón, especialmente su jugo, no es solamente el más grande “consumidor de ácidos y sus­tancias extrañas”, sino también un consumidor de microbios y el mejor protector contra enfermedades contagiosas, entonces creemos que no resultaría difícil de comprender que el limón influye favorablemente o cura la mayoría de las enfermedades. Un hombre prudente nunca rechazará pues el limón, al contrario, lo consumirá con agrado. En cambio, un enfermo no descuidará de probar una cura de limones. Pero todo también con límites. Pues luego, al haber conseguido la curación, se suspende por un tiempo el limón, también en las comidas.

Mientras que de un lado es comprobado por la ciencia que la carne y el caldo de carne no contienen solamente muchos microbios, sino que también ellos viven con agrado en el caldo de la carne, aumentándose aún allí, como por ejemplo: los microbios del tifus y de la tuberculosis

Así también de otro lado es un hecho absolutamente científico que los mismos microbios perecen en el jugo del limón, después de pocos minutos, vale decir, que el jugo de limón los destruye.

Este hecho significa mucho más de lo que el ignorante piensa.

Nada podría comprobar más el gran poder curativo del limón, que justamente esta prueba tan clara. No es un milagro, pues, que con el limón han sido curadas las más graves enfermedades como ser: Reumatismo grave, gota y hasta sífilis

Por eso, es muy comprensible que su gran poder curativo tiene un efecto tan favorable en un gran número de enfermedades que éstas pueden ser calmadas o curadas completamente. A las mencionadas ya arriba, citamos aun más aquí:

Males del estómago, ventosidades, indigestión, acidificación del estómago, envenenamiento del metabolismo, abscesos al estómago y a los intestinos, cáncer, obesidad, enfermedades del corazón, dolores de cabeza, enfermedades de los riñones, del hígado, de la vejiga y de la hiel, mal de piedra, cálculos biliares, uretritis, trastornos en la orina, hemorragias de cualquier clase, enfermedades del sistema linfático, enfermedad del pulmón, tuberculosis, catarros, de cualquier clase, tos, gripe, esputos de sangre, hemorragias de sangre, exteriores e interiores desangramientos por la nariz, fiebre de cualquier clase, daños causados por inyecciones y vacunas, hinchazones, úlceras, granos y afecciones de cualquier clase, interiores y exteriores, inflamación del bajo vientre, pleuresía, envenenamiento de la sangre, tonsilitis, herpes, sarna, difteria, lombrices (para combatir éstas, se mezcla el jugo de limón con un poco de jugo de ajo), cualquier clase de inflamaciones, escarlatina, sarampión, viruelas, escorbuto, epilepsia, hidropesía, tifus, beriberi, insomnio, falta de apetito, nerviosidad, melancolía, hipocondría, calcinación de las arterias, pólipo (primeramente se hace una cura, bebiendo el jugo y al mismo tiempo absorbiéndolo por la nariz, mediante la aspiración), caspa y caída del cabello (frotando fuertemente el cuero cabelludo con jugo de limón, mezclado con jugo de cebollas), enfermedades de la matriz, hemorroides, diabetes, paludismo, malaria, apendicitis, tratando a tiempo, diarrea, disentería, estreñimiento, contrarresta la caída del estómago, para curar heridas de cualquier clase, aplicándolo interior y exteriormente; el limón es el mejor y más natural reemplazante del yodo, y no daña como el yodo tan perjudicial para la salud. También se afirma que el limón ayuda en las mordeduras, causadas por animales rabiosos, también contra las picaduras de arañas y mordeduras de víboras, etc., tomando por lo menos el jugo de 30 hasta 45 limones. Pero esta cura debe ser hecha sin demora, para que no sea demasiado tarde; también hay que hacer baños de vapor y probar todo lo que sea posible para expulsar los venenos. A causa de ser muy peligrosas las mordeduras de serpientes, y el constante peligro de muerte que resulta por el fabuloso efecto del veneno, damos esta explicación sólo sin “nuestra responsabilidad”.

Alguien podrá preguntar aún: ¿De dónde viene que el limón posee un poder curativo tan grande que le da la fama de medio curativo universal?

El asunto es muy sencillo, y se hace mucho más sencillo aún, en medida que vamos explicando. Como la mayoría de las enfermedades, son causadas por un falso modo de vivir, es decir, por el uso de comidas que contienen mucho ácido y otras cosas perjudiciales, es justamente el limón. Por ser la fruta mas rica en bases, el mejor medio para destruir y curar enteramente los daños y enfermedades causadas por los ácidos venenosos y demás sustancias extrañas  y morbosas.

Por contener el limón muchas clases de vitaminas, no es solamente un medio curativo de primer rango, sino cuando ha desempeñado su proceso de limpieza interior, es también un medio vivificador y fortalecedor. Además de estas vitaminas fue descubierta, hace poco por la ciencia, otra vitamina nueva en el limón, que le da una buena fama en la curación de enfermedades e inflamaciones pulmonares.

Muchas veces, cuando ya fracasaron todos los otros medios para calmar la sangre, se ha podido conseguir esto con el limón y así se ha detenido el mal. Para su comprobación citamos aquí algo, sacado de una revista médica:

“En un caso de hemorragia muy grave de ambos lados de la nariz, en un hombre vigoroso, se calmó en seguida la sangre, absorbiendo por la nariz una mezcla de una parte de jugo de limón y 4 partes de agua. En un caso de vómitos de sangre, donde fueron inútiles todos los otros medios, se consiguió calmar inmediatamente la sangre con jugo puro de limón; al día siguiente vino recaída, pero con el continuo empleo de este medio se consiguió la completa curación. En hemorragia el intestino, causa por el tifus, el jugo de limón sirve pues para calmar la sangre, también en los casos más graves, cuando fallan todos los demás remedios. De esto se debería acordar cada cual en caso de apuro y necesidad.

¿COMO EMPLEAR EL LIMON EN UNA CURA, Y CUANTOS?

La cantidad de limones más apropiada que debe tomarse en forma de jugo contra una enfermedad, depende de la enfermedad, su gravedad y su duración, es decir, del tiempo que ha de durar la cura. Hay casos en los cuales se consigue la curación, tomando solamente pocos limones por día; en otros, al contrario, deben tomarse mayores cantidades y durante algún tiempo para obtener una completa curación. Los ejemplos de cantidades, citados a continuación, dan al lector más o menos una idea del número que se puede tomar diariamente en una cura de limpieza o para curar una enfermedad:

1)         En una enfermedad leve, no grave: el jugo fresco de 5 a 10 limones por día.

2)         En una enfermedad grave: 10 a 15 diariamente.

3)         En una enfermedad muy grave: 15 a 20 y más diariamente.

Naturalmente, según la enfermedad y el enfermo.

Tomando, por ejemplo el jugo de 8 a 12 limones diariamente puede protegerse contra enfermedades contagiosas, epidemias, pestes, etc. La misma cantidad alcanza para bajar en los enfermos la alta fiebre. Para curar un grave reumatismo o gota se considera necesario tomar el jugo de 20 a 45 limones diariamente. Otras enfermedades parecidas necesitan las mismas cantidades, así lo afirman profesores, que curan de este modo con éxito.

Para que el lector sepa cómo puede ejecutarse una cura con jugo de limón durante el tiempo de 10 días, citamos debajo tres ejemplos en cuanto a la cantidad y el aumento diario:

tabla-de-limones-1

Según la cantidad de limones que uno desea tomar, se elige uno de los tres ejemplos. Ahora bien si uno quiere prolongar la cura por más tiempo, suponiendo 15 o más días, entonces no se aumenta tanto la cantidad diaria, sino poco a poco. Citamos aquí 3 ejemplos para una cura de 15 dias.

tabla-limones-2

Con respecto a la duración de la cura con jugo de limón siempre recomendamos la de corto tiempo. Más vale hacerla de corta duración y más frecuente que de largo tiempo. Mientras tanto cómase mucha verdura y hierbas silvestres, todo preparado lo más natural, es decir, crudo.

El jugo de limón se debe tomar con una pajita. Aconsejamos succionar cada hora algo (pero siempre fuera de las comidas, por lo menos una hora antes o después) de la cantidad diaria.

Si se ha alcanzado el objeto de la cura, entonces aconsejamos dejar por un tiempo el uso de limones para evitar el debilitamiento. Durante y después de una cura tal, deben tomarse muchos jugos de yerbas silvestres, como ser: de ortigas, amargón, verdolaga, lengua de vaca, borraja, etc., también de espinaca, zanahorias, rábanos negros, etc. Tampoco se debe olvidar el jugo de papas, que es muy curativo por su riqueza en bases. Un vaso de jugo de rábanos por semana obra milagros en el organismo y evita alteraciones de la bilis y mal de piedra, reumatismo, gota, ciática y otras enfermedades parecidas.

Estas instrucciones valen para todas las curas hechas solamente con cierto jugo solo, pero especialmente con el limón, cuyo efecto es tan intenso. Por eso, durante y después de tal cura es una gran ventaja, tomar también diversos otros jugos de verduras y hierbas silvestres.

El limón si cura la pulmonía, el limón no rebaja los glóbulos rojos de la sangre, como creen y divulgan algunos médicos “acidófobos”; al contrario, el limón al matar los gérmenes patógenos de la sangre vitaliza el plasma sanguíneo y el cuerpo, pudiéndose defender mejor con la presencia del limón en la sangre, se autocura.

El limón es la fruta medicinal por excelencia; sus aplicaciones son múltiples, puede decirse que periódicamente, se llega a descubrirle alguna nueva aplicación terapéutica, preventiva o simplemente, de utilidad práctica.

El limón contiene numerosos elementos indispensables para el normal funcionamiento del organismo, la presencia de tan utilísimos elementos da al limón propiedades saludables, curativas y preventivas que lo han dotado de justa fama en todo el mundo, el limón es de real eficacia para el tratamiento del artritismo, gracias a su amplio porcentaje de sales alcalinas.

Conocidos son los efectos terminantemente positivos del limón para el tratamiento y prevención del escorbuto, enfermedad que se origina por la falta de vitamina C en el organismo, a causa de la ingestión prolongada de alimentos carentes de ella, como ser, conservas saladas. El limón es una de las frutas más ricas en vitamina C que también suele llamarse antiescorbútica en virtud de las propiedades terapéuticas y saludables del limón.

De que el limón ejecuta una depuración intensa también de la sangre, es seguro, según nuestro parecer. Por consiguiente, debe ponerse a tiempo un límite para no alargar la cura demasiado de una sola vez. Aconsejamos, por eso, como regla de precaución, tomar bastantes jugos de yerbas silvestres y verduras, como ser: de ortigas, lengua de vaca, borraja, verdolaga, espinaca, zanahorias, papas nuevas, etc., no solamente después sino ya durante la cura; también ensaladas crudas y verduras.

Haciendo una cura rigurosa de limones, aconsejamos no hacerla en ayuno si es mucho, o guardar bien el orden de las comidas, usando también los demás jugos y comidas indicadas ya. Si se hace un ayuno entero, entonces empléense solamente de 3 a 8 limones diariamente en forma de jugo diluido.

El ayuno bien hecho y guiado por la razón, es algo indispensable para el pronto restablecimiento de los enfermos.

Cuando se trata de un paciente hay que conocer bien las causas que provocaron la enfermedad y luego echar mano a los remedios naturales, no olvidando la importancia del ayuno cuando sea posible.

A la especie de los limones pertenecen también las tan excelentes limas, toronjas y pomelos tan conocidas en América del Sur, que poseen un efecto curativo parecido al del limón. Aconsejamos incluidas en la cura, en todas partes donde se puedan conseguir. Su jugo es excelente y muy curativo. La mayoría de la gente las emplea para hacer dulces (mermeladas); sin embargo, se pueden comer muy bien crudas y solamente así tienen un completo valor curativo.

Debe probar y estudiar cada uno su propio caso para saber cuantos limones se necesitan y cuanto tiempo debe durar la cura. Empleando una buena cantidad, se obtendrá pronto, ya después de algunos días un buen éxito. En esto se reconocerá si se debe aumentar o disminuir la cantidad y durante cuanto tiempo se debe continuar con la cura. Cada caso es individual y depende de la fácil o difícil disolución de las sustancias impuras, venenosas y extrañas, acumuladas en el cuerpo, y de otros males. Cada persona debe dejarse gobernar siempre por la sabiduría y el cuidado.

Compartelo Ahora!Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+2Email this to someone
Comments
  1. Carmen Oliva
  2. julio
  3. Lorena
  4. Lupita
  5. MIREYA

Leave a Reply